Follow me

Aristóteles pensaba que los sentimientos del humano estaban en el corazón.
Es decir, te falta leche en tu casa, vas a pedirle a la vecina, y la vieja arrugada cual lechuga putrefacta, te atiende sin dentadura y en bata.
El sentimiento de asco, de angustia, de horror, según Aristóteles iba a parar al corazón.

Ahora ya pasaron varios años, ya cayó Roma, ya Colón "desubrió" América (faltan dos días para el día de la raza, ya voy a hablar de porqué lo puse entre comillas), ya le agarró la garrotera al Chavo, ya mi vecina me pidió que le pegue con Corega la dentadura (cien por ciento real, obviamente la respuesta fue no). En fin, pasaron varias cosas hasta el día de hoy que se sabe que los sentimientos, las emociones están el el cerebro.
Y lo único que hace el corazón es bombear sangre, dejando totalmente de lado cualquier actividad relacionado con lo emocional.

Entonces mi pregunta es: ¿Por qué seguimos pensando que los sentimientos están en el corazón?
Por ejemplo, con "I love NY".


O cuando decimos Te llevo en mi corazón, te amo (con un corazón). Nooo, noooo!
Sería tan incorrecto como decir Te llevo en mi intestino grueso, mi hígado muere por vos.

Corazón, no le saques el protagonismo al cerebro. Por eso, te canto una canción:
Un minuto de silencio, para el corazón que no tiene sentimientos eaeaeaeaeaea ea
Menos ritmo que una banda con tartamudo de cantante y un guitarrista con parkinson severo.
Ahora ya veo que mi corazón se enoja y muero acá mismo.
Corazón, fue todo con amor.
O si querés corazon mio, te lo hago gráficamente:

Bueno, sigo vivo, parece que mi corazón no se eno auisydfah
sdfaksdfddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddd

Santiago Luis Gonzalez (1990 - 2007)
Que en paz descanses. Pasó a otra vida por una discusión con su corazón.
Siempre quedarás en nuestra amigdala derecha.